Home / Deportes / Utilero de Guaraní herido por el estallido de un cohete
Utilero-guarani

Utilero de Guaraní herido por el estallido de un cohete

Ocurrió en los festejos de Huracán, en la final de fútbol infantil.

¿Qué nos está pasando? El fútbol, el deporte más popular de la Argentina, en el último tiempo ingresó en una peligrosa creciente espiral de violencia e intolerancia.  No se entiende algunas actitudes de quienes dicen amar este deporte, que es parte del ser argentino.

El domingo pasado el fútbol infantil posadeño definió a los campeones de la copa de oro en todas las categorías.

Todo marchaba muy bien. Tribunas colmadas en cancha de Guaraní Antonio Franco y vibrante espectáculo de los chicos en la cancha, pero que casi termina en una tragedia. En el último partido de la noche, a eso de las 21, jugaron la final El Brete y Huracán. El partido terminó 1 a 1 y los chicos definieron por penales. Se impuso el “Globo”.

Los pequeños salieron disparados para festejar (alambrado mediante) con los padres, que estaban a un costado de la tribuna César Napoleón Ayrault.

A una persona ( o más) que estaba en la tribuna de Huracán se le ocurrió hacer explotar los populares cohetes tres tiros. Uno de ellos cayó al costado de la tribuna, en donde es ese momento había mucha gente (padres y chicos que transitaban por ahí). Uno de los cohetes le explotó en el rostro a Cristian Alfonso, utilero de Guaraní, que también colabora con las inferiores franjeada.

En primera persona

“Te juro yo vi que venía una chispa, pero pensé que era lo que salta después de la explosión de los cohetes. Cuando me doy cuenta explotó en mi cara y al toque empezó a sangrar”, comentó ayer Alfonso a DE PRIMERA vía WhatsApp.

“La verdad que fue una desgracia con suerte, pues si bien me hirió, a mi lado había un bebé, que se asustó por el estruendo y que por lo que tengo entendido fue llevado luego a la guardia del Hospital de Pediatría”, agregó Alfonso aún conmocionado por lo que pasó.

El joven, un laburador del fútbol local, fue trasladado en ambulancia al Hospital Madariaga. Ahí recibió cuatro puntos de sutura en la herida.

Nadie pudo identificar a el o los autores de la infeliz idea de arrojar bombas de estruendo para festejar, pero que pudo convertirse en un arma letal, incluso para los propios chicos de Huracán.

La dirigencia de Guaraní (Patricio Vedoya y Mirta Parayva) y de la Comisión de Fútbol Infantil de la Liga (Silvio Alvarenga) miraban absortos todo lo que pasó y no entendían cómo una fiesta de los chicos se convirtió en una verdadera pesadilla, sin tener ellos nada que ver con el hecho, pues la “Franja” prestó el estadio y la Comisión infantil trabajó todo el día para que todo fuera una fiesta.

Algo habrá que hacer con la violencia y los violentos.

 

 

 

(P.E.)

Comentários no Facebook