Home / Agro y Producción / Andresito: familias del Paraje Integración trabajan para instalar pequeña fábrica de azúcar
Familias-trabajan-en-la-construcción-de-una-fabrica-de-azucar

Andresito: familias del Paraje Integración trabajan para instalar pequeña fábrica de azúcar

En la localidad de Andresito, a unos 40 kilómetros del casco urbano se encuentra el Paraje Integración, donde más de 20 familias ponen en práctica “los principios del cooperativismo para salir adelante. Se trata de campesinos y campesinas que viven de lo que producen, y a veces realizan changas para los colonos o tareas en la tarefa para contar con algo de dinero”.

Hace un par de años, con la coordinación del concejal del Partido Agrario y Social, Adriano Matter, ante “la crisis económica y la permanente falta de respuesta por parte del Estado, empezaron a trabajar para el beneficio colectivo”.

Explicó que “en principio construyeron una sala de primeros auxilios, después empezaron a trabajar en una huerta orgánica comunitaria, y ahora se encuentran abocados a un proyecto más ambicioso, como la instalación de una pequeña industria para fabricar azúcar.

“Acá trabajan las familias por igual para hacer realidad estos sueños que vamos construyendo, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de quienes viven en el paraje, en medios del aislamiento y abandono por parte de las autoridades de Gobierno”, sostuvo.

 

Sala de salud, huerta comunitaria y van por más

El edil que también es dirigente de la Coordinadora de Trabajadores Rurales de Misiones (Cotrum), relató que en principio trabajaron para tener una sala de primeros auxilios y se logró. Después una huerta comunitaria para sustentarse con alimentos más saludables. Y ahora están abocados a la construcción de una fábrica de azúcar. “Creemos que esto va a ayudar a mejorar la calidad de vida de esta gente”, indicó el concejal del Pays.

Sobre la instancia en la que se encuentran, relató que esperan comenzar a funcionar pronto. “Ya levantamos las paredes, hicimos el piso y tenemos el galpón, nos falta armar los fogones donde van las ollas para la cocción, instalar el ingenio o trapiche donde se exprime la caña.

“Después queremos funcionar con la llegada de la caña de azúcar. Se hace el procesamiento que consiste en la cocción en recipientes de 120 litros y cuando está a punto el azúcar se vuelca en una olla con una batidora para que se enfríe. Luego se envasa en bolsas y se sella para llevar a un depósito. Confiamos en que si todo marcha bien, para fin de año estaría funcionando”, explicó.

“Se construye a conciencia y con organización”

Para Matter solamente de manera organizada, las familias campesinas pueden llevar adelante proyectos como éste. Sin embargo, no siempre los emprendimientos cooperativos prosperan.

“Conozco cooperativas que fracasaron por no involucrar a las familias campesinas, consiguen recursos del Estado y nadie sabe dónde invirtieron. Nosotros hacemos lo contrario, sin recursos del Estado logramos dar los pasos con aportes de las familias, y después se lograron los salarios sociales complementarios que gran parte del grupo aporta para la compra de materiales, para la construcción de la pequeña fábrica de azúcar rubia. Se construye a conciencia, con organización y convicciones”, dijo.

Habló de la falta de acompañamiento de la Municipalidad y los problemas que genera la baja tensión eléctrica. “Igual seguimos adelante, sin dejar de reclamar porque el Estado tiene la obligación y responsabilidad de proveer servicios básicos que son parte de los derechos humanos, y se lo vamos a recordar tantas veces como sea posible”, expresó el joven concejal.

(C6)

Comentários no Facebook