Home / Internacionales / Jardinería peligrosa: se pinchó con un rosal y una bacteria le devoró la pierna – (Las imágenes fueron censuradas por su impresion)
ROSEDAL

Jardinería peligrosa: se pinchó con un rosal y una bacteria le devoró la pierna – (Las imágenes fueron censuradas por su impresion)

La mujer tenía solo 3% de posibilidades de sobrevivir. Diez meses después, está aprendiendo a caminar otra vez.

A Julie Broude tuvieron que realizarle varios injertos de piel para reconstruir los huecos que dejó el tejido removido.

¿Quién diría que hacer un poco de jardinería podría ser tan peligroso? Pues esta mujer de 43 años se lo pensará dos veces antes de retomar su afición. En noviembre pasado estaba poniendo unas luces cuando sintió que un rosal le pinchó la cadera. Fue todo lo que notó y, por supuesto, no le dio importancia. Pero unos días después, comenzó a sentirse mal, la llevaron a la sala de emergencias e, inmediatamente, la trasladaron en un helicóptero sanitario.

Julie Broude, de Boston (Estados Unidos) terminó en un coma inducido durante una semana en el Hospital de Yale New Haven, donde tuvieron que operarla de emergencia. Resulta que, a través del pinchazo, se contagió de una bacteria que “comecarne”, llamada Fascitis necrotizante (también conocida como gangrena de hospital), que le estaba devorando su pierna, cadera y glúteo.
Las heridas de la mujer tuvieron que permanecer abiertas hasta que los médicos determinaron que no quedaban restos de la bacteria.

Las heridas de la mujer tuvieron que permanecer abiertas hasta que los médicos determinaron que no quedaban restos de la bacteria.

Dos meses y siete cirugías después pudieron salvarla, aunque fue necesario removerle toda la carne muerta que dejó la infección. Esto es una hazaña en sí misma, ya que, de acuerdo a los profesionales que la atendieron, la infección resulta mortal en el 97% de los casos. Incluso salvó su pierna, que debería haber sido amputada.

Por suerte estuve en coma durante el período en el que casi muero. Mi marido y mis padres tuvieron que soportarlo, lo que debe haber sido terrible”, declaró la mujer a medios extranjeros. “Me considero muy afortunada”, aseguró.
Julie, junto a sus hijos, quienes solo supieron que "su mamá estaba muy enferma" y no la vieron hasta que regresó a Boston.

Julie, junto a sus hijos, quienes solo supieron que “su mamá estaba muy enferma” y no la vieron hasta que regresó a Boston.

Broude explicó que un análisis de sangre de rutina realizado la semana anterior a enfermarse fue lo que la salvó, ya que la enfermera le indicó que tenía los glóbulos blancos muy bajos y que, en caso de sentirse mal, tenía que acudir al hospital.

Diez meses después, la mujer está aprendiendo a caminar otra vez. Tuvieron que realizarle injertos de piel para cubrir algunos huecos en su pierna, debido a la cantidad de tejido que tuvo que ser removido. Su glúteo derecho prácticamente ha desaparecido, así que la mujer considera que, en un futuro, podría arreglarlo con cirugía estética.
Julie está aprendiendo a caminar otra vez y ya no utiliza asistencia. Solo le quedó una leve inclinación al caminar, casi imperceptible.

Julie está aprendiendo a caminar otra vez y ya no utiliza asistencia. Solo le quedó una leve inclinación al caminar, casi imperceptible.

La gangrena de hospital es una extraña infección bacteriana. Lo que hace es ingresar al cuerpo a través de un pequeño corte o rasguño y destruir la piel, grasa y músculos, tanto a través de la liberación de toxinas como de cortar la circulación de sangre en esa área. Resulta letal porque se expande rápidamente por el cuerpo y puede causar fallas en los órganos.

 

(TN)

Comentários no Facebook