Home / Nacionales / En la Casa Rosada califican como “muy positiva” la reunión con los gobernadores
macri-1-768x419

En la Casa Rosada califican como “muy positiva” la reunión con los gobernadores

El presidente Mauricio Macri recibió en su despacho a los mandatarios provinciales de Córdoba, Juan Schiaretti; Juan Manzur, de Tucumán, Gustavo Bordet, de Entre Ríos; y Domingo Peppo, de Chaco. Participaron del encuentro, que se extendió durante una hora y media, el ministro del Interior Rogelio Frigerio y el Jefe de Gabinete Marcos Peña.

En la Casa Rosada calificaron como “muy positiva” la reunión. Frigerio continuará recibiendo durante el resto de la jornada a otros gobernadores opositores, pero de relación aceitada con el Ejecutivo. “En total hemos mantenido 8 reuniones con gobernadores o enviados de él”, dijeron.

Hugo Passalacqua, de Misiones; y Zamora, de Santiago del Estero, se sumaron a las conversaciones por separado. El primero fue recibido por el Presidente, un detalle que simboliza cuán aceitado está el vinculo entre el Jefe de Estado nacional y el provincial. Zamora, en tanto, fue recibido por Frigerio.

Omar Gutiérrez, de Neuquén, otro aliado estratégico del oficialismo no pudo asistir por encontrarse en Houston mientras que Rosana Bertone, de Tierra del Fuego, no asistió por culpa de una gripe, pero decidió enviar a su vice Juan Carlos Arando, quien se reunió con el secretario de Interior Sebastián García de Luca.

En el Gobierno pretendían explicar a los gobernadores el alcance de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional y explorar la posibilidad de sumar voluntades para frenar el proyecto opositor para contra el aumento de tarifas en el Senado.

El miércoles, cuando el proyecto opositor obtuvo media sanción, varios de los gobernadores convocados enviaron una señal contundente a la Casa Rosada. Cinco legisladores de Misiones, 3 de Santiago del Estero, uno de Chaco y otro de Neuquén faltaron a la votación. Sin embargo, hasta el momento los mandatarios provinciales eligieron el hermetismo.

Todos los gobernadores -con excepción de Passalacqua que no puede- aspiran a ser reelegidos. En la Casa Rosada reconocen que es “casi imposible” ganarles. La promesa de no entorpecer desde Balcarce 50 las elecciones provinciales, que irán separadas de las nacionales, es uno de los argumentos más sólidos del Ejecutivo para avanzar en las negociaciones.

De los cinco gobernadores que estuvieron reunidos con Macri, solo Manzur se quedó dialogando con Frigerio en su despacho, aunque de ambas partes no dieron demasiados detalles.

Peña, en tanto, mantuvo un almuerzo con la gobernadora María Eugenia Vidal y el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, quienes escucharon de primera mano la estrategia política y financiera del Ejecutivo, tras el inesperado pedido del FMI.

 

 

 

(clarin.com)

Comentários no Facebook