Home / Noticias / Carlos Carvallo fue procesado y embargado por 1 millón de pesos
IMAGEN - ARCHIVO
IMAGEN - ARCHIVO

Carlos Carvallo fue procesado y embargado por 1 millón de pesos

 

El periodista Carlos Carvallo, quien estuvo cuatro años prófugo por delitos de lesa humanidad, fue formalmente procesado por la Justicia Federal de Paraná, Entre Ríos, cuyas autoridades además ordenaron un embargo de 1 millón de pesos sobre sus bienes. De todas formas, tiene la posibilidad de apelar.
Según detallaron fuentes con acceso al expediente, la medida fue adoptada por el juez que lleva el caso, Leandro Ríos, decisión que vino acompañada con la prisión preventiva. De esta forma, Carvallo quedará detenido en la Unidad Penal Uno de la capital entrerriana, donde fue alojado tras su traslado desde Posadas.
Como viene informando este medio, el reconocido locutor está acusado por privación ilegítima de la libertad y torturas en perjuicio del sindicalista Manuel Ramat, delitos ocurridos en septiembre del 1976. Se considera que el comunicador integró del plan sistemático de represión ocurrido en la Argentina desde marzo de ese año a diciembre del 1983.
Por ahora el testimonio de Ramat, ocurrido en el marco de un juicio en 2014 por la causa conocida como Área Paraná, aparece como el más contundente. Allí se investigó el secuestro de 52 personas y la desaparición de otras cinco.
 De todas formas, la investigación aún continúa, según detallaron las personas consultadas.

El sindicado represor, que se abstuvo de declarar en la audiencia indagatoria, es representado por defensor oficial Alejandro Castelli. Ahora resta saber si decidirán recurrir ante la Cámara de Apelaciones Federal de Paraná para que analicen la medida.

Preso

La detención del presunto torturador se concretó en horas de la mañana del jueves 23 de agosto por efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), en la casa de su hermana ubicada sobre la calle 90 del barrio Santa Rita, a unos 150 metros de la avenida Jauretche de Posadas.
Si bien algunas versiones periodísticas y el testimonio de sus familiares daban cuenta de que el acusado se había entregado, fuentes muy confiables y cercanas a la pesquisa lo desmintieron de forma tajante y aseguraron que tanto PSA como las demás fuerzas federales seguían muy de cerca sus pasos.
Se detalló que los efectivos habían logrado dar con su ubicación desde hace más de tres meses, en base a trabajos de campo y el entrecruzamiento de líneas telefónicas. Primero se detectó una ubicación aproximada en base a las antenas, lo que redujo considerablemente el área de búsqueda.
Como se informó de forma exclusiva, en el lugar había claros signos de que estaba alojado desde hace tiempo. El periodista tenía una habitación acondicionada con una cocina y heladera, donde se mantenía en total encierro y casi ni salía al patio y a las áreas comunes de la casa.
Carvallo figura en un listado del Batallón 601 como “agente de reunión” y “personal de civil de inteligencia que prestó servicios entre 1976 y 1983”, del documento del Archivo Nacional de la Memoria,  con el nombre de Carlos Luis Gómez Carvallo. Se indica que esa unidad dependía de Santa Fe.

Según la nómina del personal civil del Batallón de Inteligencia, Carvallo figura en el orden 2034 de la Foja 38, correspondiente al Área 212, Destacamento de Inteligencia 122 de esa provincia.

Los días más grises

Al dialogar con este medio el día de la detención de su presunto torturador, Manuel Ramat contó cuando escuchó por primera vez su voz. “Él apareció cuando mi hermano fue asesinado y después vinieron a mi casa a hacer un allanamiento. Ahí él se presentó como el oficial Carvallo”, recordó. El dirigente señaló que luego “me llevaron detenido y después me movieron en el baúl de un auto hasta Santa Fe y después de nuevo a Paraná, a la comisaría de El Brete. Ahí cambió violentamente el trato para conmigo y él participaba de los traslados, interrogatorios, torturas y todas las actividades que realizaba ese grupo. Yo lo reconocí a él porque varias veces mencionó su nombre y recuerdo su voz”. En dicha comisaría, Ramat permaneció más de 40 días en condición de desaparecido, período en el cual fue víctima de sesiones de tortura realizadas en un sótano del lugar, simulacros de fusilamiento e incluso era obligado a escuchar los gritos de otros torturados. El ex preso político declaró en la cuarta audiencia del juicio de la causa Área Paraná en Entre Ríos y en esa instancia sindicó a Carvallo varias veces como uno de sus secuestradores y torturadores. “Él (por Carvallo) se presentó como oficial. Estaba a cargo de un grupo de tareas, y participó y dirigió activamente las torturas que recibí (…) Todo el tiempo me decía que se había preparado un año para esto. Que respondía órdenes. Fueron entre 45 y 50 días. Fue muy difícil para mí, pero lo cuento porque es una deuda pendiente hacia los que estuvimos ahí, y hacia los que ya no están”, había dicho Ramat a la prensa tras librarse el pedido de captura en contra del locutor en 2014.

 

(El Territorio – Por Carlos Manuel Cardozo)

Comentários no Facebook