Home / Noticias / Confirman prisión preventiva para policía acusado de doble homicidio
El policía Víctor Dlugokinski (31) -segundo izq- fue detenido en tierras brasileñas tras varios días prófugo.
El policía Víctor Dlugokinski (31) -segundo izq- fue detenido en tierras brasileñas tras varios días prófugo.

Confirman prisión preventiva para policía acusado de doble homicidio

 La Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Menores de Posadas confirmó la prisión preventiva para el cabo de Policía Víctor Dlugokinski (31) y su cuñado Leandro Bublitz (35), imputados por el doble homicidio de Olivia Márquez (46) y su concubino Sandro Leiva (40), perpetrado el 28 de marzo del año pasado en el paraje Puerto Rosario, localidad de Florentino Ameghino.

De esta forma, fuentes del expediente mencionaron que sería inminente la elevación de la causa al Tribunal Penal Uno para la fijación de la fecha del juicio oral y público.
En tanto, orden de captura internacional mediante, se continúa tras los pasos de Pablo Dlugokinski (35), hermano del policía y tercer sospechoso, quien se encuentra prófugo desde el día del hecho.
El aval de la Cámara a la prisión preventiva fijada oportunamente por la jueza Alba Kunzmann de Gauchat, titular del Juzgado de Instrucción Uno de Oberá, se basó en el cúmulo de pruebas que comprometen a los tres imputados, como ser la declaración de los gendarmes que los identificaron en un control de ruta, el hallazgo de los cadáveres en un fosa en la chacra de Dlugokinski y las pericias balísticas sobre las armas del mismo sujeto.
Asimismo, desde un principio los dos sospechosos detenidos no hicieron más que responsabilizar a sus supuestos cómplices. Así, el policía dijo que el autor material del hecho fue su hermano prófugo, mientras que el cuñado afirmó que los hermanos asesinaron a las víctimas.

En declaración indagatoria del 15 de diciembre pasado, Bublitz afirmó que los Dlugokinski le confesaron la autoría material del hecho y le pidieron que los ayude a deshacerse de la motocicleta de las víctimas. “Nosotros los matamos, les disparamos”, aseguró que reconocieron.

Presunta venganza

Según Bublitz, los hermanos habrían perpetrado el doble homicidio porque sospechaban que la pareja asesinó a su padre, Ildo Victoriano Dlugokinski (58), quien el 25 de marzo del 2017 falleció en el incendio de su vivienda, o al menos así fue caratulado el caso por las autoridades.

Márquez y su concubino desaparecieron tres días después. La mujer era tía de los Dlugokinski y su pareja trabajaban en la chacra del cabo y eran vecinos.

El 28 de marzo, los hermanos y su cuñado Bublitz fueron identificados por una patrulla de  Gendarmería Nacional en un control sobre la ruta Costera 2, cuando transitaban en el auto del policía y llevaban una Gilera 110 desarmada en el baúl.
Días más tarde la moto fue encontrada desarmada en el cauce del arroyo Los Toros y se confirmó que era propiedad de las víctimas.
Los cadáveres fueron hallados el domingo 2 de abril enterrados en una foja ubicada en la propiedad de Dlugokinski.

Luego, las pericias balísticas confirmaron que las víctimas fueron ultimadas con dos armas del cabo.

La confesión 

En su indagatoria, Bublitz mencionó que el 28 de marzo al mediodía se hallaba en su casa de Puerto Panambí y llegaron Víctor y Pablo Dlugokinski, sus cuñados. Se quedaron a almorzar y luego le invitaron “para dar una vuelta”, indicó.
“Cuando salimos de mi casa eran las 16, 16.30 y en el camino, llegando a la casa de Víctor, ellos me contaron que habían matado a esa pareja de Olivia Márquez y Sandro Leiva por el motivo que habían descubierto que habían matado a su padre, llamado Ildo Victoriano Dlugokinski. Ellos habían desarmado la moto de la pareja y yo no sabía lo qué hacer. Me puse muy nervioso y ellos me pidieron que los ayude a deshacerse de la moto”, relató.
Dijo que ya oscurecía cuando salieron de la casa del cabo y alrededor de las 20.30 fueron detenidos por el control de Gendarmería.
“Le pidieron la documentación del auto y de la moto y Víctor no tenía. Ahí Gendarmería nos trajo hasta el destacamento de Panambí y Víctor entró y habló con los gendarmes. Nosotros quedamos afuera, estuvimos media hora en el destacamento y nos liberaron. Cuando nos liberaron fuimos hasta el arroyo Once Vueltas, Los Toros, y tiramos la moto. Ellos me trajeron a mi casa y se fueron a la casa de Víctor y de ahí, de esa noche, no tuve más contacto con ellos”, aseguró.

Argumentó que la confesión de los hermanos lo dejó muy nervioso y precisó que “el que más habló fue Víctor y no sé si en esos momentos Pablo dijo algo más. Recuerdo que Víctor dijo ‘mirá, gurí, nos mandamos una cagada’. Me dijo que mataron a la pareja y ahí se nubló mi mente, me puse nervioso, no sabía qué hacer, no podría creer lo que me estaban contando”.

(El Territorio)

Comentários no Facebook