Home / Noticias / Detalles de la fachada y el modus operandi de la pareja poliladron de Oberá
Obera-Polichorros

Detalles de la fachada y el modus operandi de la pareja poliladron de Oberá

Es entradora, carismática y sabe ganarse la confianza de las personas. También tiene dotes de comerciante y durante años, en paralelo a su profesión de policía, compró y revendió mercadería del Brasil a particulares y negocios de la zona Centro.

Como oriunda y residente en la localidad de Panambí, a orillas del río Uruguay, conoce en detalle la dinámica y flaquezas de la frontera y sacó buen rédito de ello, como se jactaba. Y su concubino la respaldaba.
Así, con la doble fachada de policías y revendedores, la cabo Alicia K. (27) y su pareja, el oficial ayudante Marcos P. (28), habrían consolidado un modus operandi delictivo mediante el cual perpetraron varios ilícitos en perjuicio de personas conocidas.
El lunes fueron detenidos en el marco de dos causas en contra de la propiedad, una por hurto y otra por robo, aunque fuentes de la investigación anticiparon que podrían ser implicados en otros hechos de similares características.
Ocurre que, en primera instancia, algunas de las víctimas habrían tenido miedo de denunciarlos por su condición de policías, ciertos antecedentes y lazos familiares.
No es un dato menor que dos hermanos de la mujer también son policías. El menor presta servicio en la comisaría de Panambí y el mayor en la División Infantería de Leandro N. Alem.
Precisamente, éste último fue procesado en el marco del homicidio de la enfermera Irene Sonia Riera (43), cuyo cadáver fue hallado en diciembre del 2010 en la base del Salto Paca, de Panambí. El sujeto permaneció detenido un año y medio, pero finalmente fue sobreseído y continúa trabajando como policía.
“Hay gente de Panambí que habría sido víctima de la misma pareja, pero hasta ahora tuvieron temor de denunciar porque llegan a la comisaría y los atiende el hermano de la acusada”, comentó una fuente oficial.

El robo 

En su edición del lunes, El Territorio publicó en exclusiva detalles de un ilícito en perjuicio de la jefa de la Comisaría de la Mujer de Oberá, oficial principal Rosa Berley, a quien le sustrajeron la cartera dentro de la misma dependencia policial.
Hasta entonces el hecho se mantuvo en absoluta reserva, ya que la principal sospechosa no era otra que la cabo Alicia K., quien el día del hurto fue a vender ropa y calzados a sus camaradas. Luego varias pistas apuntaron hacia ella.
En consecuencia, la publicación de este matutino no hizo más que apurar el desenlace de la investigación en marcha, según confirmó ayer una alta fuente del caso.
El hurto de la cartera de la jefa de la Comisaría de la Mujer habría sido el último golpe perpetrado por la policía que venía siendo investigada desde hacía varias semanas por el robo de 50.000 pesos de una vivienda del barrio Londín, en Oberá.
Según confirmó este diario, la denuncia fue radicada por una vecina que le compró ropa, circunstancia en que la sospechosa habría aprovechado para acceder a información que luego derivó en el robo. Posteriormente un testigo complicó la situación de la pareja de policías.
En la mañana del día del hecho, la cabo se presentó en el domicilio de la víctima para cobrar una cuota y la dueña de casa le comentó que esa misma tarde se iba de viaje con su familia por el fin de semana.
Al regresar del paseo, los propietarios constataron que desconocidos violentaron una puerta, accedieron al domicilio y sustrajeron 50.000 pesos en efectivo.
De las averiguaciones surgió que luego de que los dueños salieron de viaje, una vecina vio el auto de la pareja de policías estacionado frente a la casa. El sujeto estaba al volante y alrededor de media hora más tarde su mujer salió de la propiedad y se fueron del lugar.

Propiedades 

La pareja de policías habitaba una vivienda destinada al oficial a cargo de la comisaría de Panambí, aunque ninguno de ellos trabajaba en el lugar.
El sujeto se desempeñaba en la comisaría de Los Helechos, mientras que su concubina dependía de la Seccional Primera de Oberá, pero estaba apostada en una sede judicial de calle Jujuy.
El lunes fueron detenidos por orden del juez de Instrucción Dos, Horacio Alarcón, al tiempo que la Jefatura de Policía dispuso la inmediata disponibilidad de ambos.
Asimismo, el magistrado interviniente ordenó el allanamiento de dos propiedades: la casa que habitaban y la que están construyendo, ambas en Panambí.
Con relación al último inmueble, se trata de una construcción de importantes dimensiones y difícil de justificar a partir de los ingresos de la pareja, confió una fuente.
Ayer, en tanto, este matutino confirmó que durante los allanamientos del lunes el hermano de la mujer -también policía- entregó un sobre con 70.000 pesos en efectivo que le dio su hermana como parte de pago de un terreno, argumentó.
Aclaró que se trata de un segundo terreno, no donde están construyendo la casa.
Por otra parte, en los allanamientos hallaron elementos sustraídos a la jefa de la Comisaría de la Mujer, lo que complica a los detenidos.
Preventivamente fueron imputados por el robo y el hurto citados, aunque los investigadores avanzan en otros hechos en los cuales podrían tener relación, como el perpetrado en perjuicio de un conocido comercio donde la mujer habría sido grabada por las cámaras de seguridad hurtando dinero de la caja.
Si bien en principio los propietarios del local no radicaron la denuncia por temor a represalias, no se descarta que lo hagan tras la detención de los sospechosos.

Nuevos allanamientos
En la víspera, personal de la Unidad Regional II volvió a allanar la casa que habitaba en Panambí la pareja poliladron detenida. Al igual que el lunes, el operativo de ayer incluyó la propiedad en construcción. Según averiguó El Territorio, los allanamientos fueron ordenados por el Juzgado de Instrucción Dos en el marco de una tercera denuncia contra los mismos sospechosos. La presentación fue radicada meses atrás en jurisdicción de la Seccional Cuarta de Oberá, aunque hasta el momento no trascendieron detalles.
En cifras

$50.000

La acusada venía siendo investigada desde hacía varias semanas por el robo de 50.000 pesos de una vivienda del barrio Londín de Oberá.

 

(El Territorio – Por Daniel Villamea)

Comentários no Facebook