Home / Nacionales / Incendios en Córdoba: un nene gastó sus ahorros para comprarle criollitos a los bomberos

Incendios en Córdoba: un nene gastó sus ahorros para comprarle criollitos a los bomberos

«Hay que agradecerles que lo apagaron y nos cuidaron un montón», fueron las palabras del pequeño antes de hacer su regalo como gesto de reconocimiento.

Lorenzo, un niño de tan solo 5 años de edad y residente de la ciudad de Laboulaye, ubicada al sur de la provincia de Córdoba, gastó sus ahorros para comprar un regalo a los bomberos como agradecimiento a su trabajo para apagar los incendios en la provincia.

Incendios que se generan producto de la deforestación en los terrenos. Recordemos que la Argentina se ubica entre los 10 países con mayor índice de deforestación del mundo. Ante este panorama, más de 400 bomberos respondieron rápidamente en distintos frentes en Villa Carlos Paz, Traslasierra, Unquillo, Villa Giardino, Salsipuedes, entre otros puntos.

Los incendios de las últimas semanas en Córdoba arrasaron a más de 40 mil hectáreas: se perdieron montes, pastizales, cultivos, viviendas, flora y fauna.

Este escenario conmovió al pequeño Lorenzo quien decidió invertir sus ahorros en solidaridad con los bomberos, cuyo actuar fue clave para los habitantes de la región. «Me pidió la plata de los ahorros, corrió a la panadería, compró los criollitos y me dijo ‘Hay que agradecerles que lo apagaron y nos cuidaron un montón’”, contó su madre, Jessica, en diálogo con Crónica.

Horas antes, cuando la línea de fuego se empezó a divisar, Lorenzo advirtió a su madre: “Mamá, llamá a los bomberos”. Y así las unidades comenzaron a actuar en el lugar.

«Él estaba expectante porque nunca los había visto trabajar de cerca, solo por fotos. Ahí fue cuando, desesperado, corrió a comprar a la panadería para agradecerles lo que hicieron por nosotros. Hace unos días se le salió su primer diente y estaba ahorrando para poder comprarse su tablet o celular», contó Jessica.

En la nota, la madre de Lorenzo destacó sus virtudes y su constante empatía. «Continuamente quiere ayudar. Por ejemplo, cuando la ropa ya no le entra, quiere que se la regale a alguien ‘que no tenga’, lo mismo sucede con los juguetes que ya no usa más. «Y en el jardín, siempre lleva de más para compartir», expresó.

 

(Filo News)

Comentários no Facebook