Home / Noticias / Por la sequía ya complica el suministro de agua en varias localidades

Por la sequía ya complica el suministro de agua en varias localidades

Tanto Bernardo de Irigoyen como San Antonio atraviesan por una crisis hídrica y se están sectorizando o temporizando los bombeos del líquido.

En San Antonio se bombea algunas horas por la mañana y otro rato en la tarde-noche; desde la Municipalidad, encargada del servicio, recomiendan un uso racional y en lo posible que los vecinos cuenten con reservas.

En Bernardo de Irigoyen se sectoriza por barrios cada 48 o 72 horas, según la demanda.

Por otro lado, pidieron asistencia a bomberos de la Policía de Misiones que están colaborando con acercar agua a los barrios más alejados o con más dificultades para acceder al líquido vital.

Desde la Cooperativa de Provisión de Agua Potable de Bernardo de Irigoyen Limitada (Coopabil), comentaron: “Estamos necesitando mucha lluvia, el nivel de agua en la represa es bajo, los pozos perforados con los que contamos en varios sectores de la ciudad también bajaron su caudal y eso nos dificulta muchísimo el abastecimiento, por lo que tenemos que ir sectorizando y pedimos a la población que nos ayude a cuidar el agua”.

Por pedido de la Coopabil, la semana pasada el Concejo Deliberante de Irigoyen declaró la emergencia hídrica en la localidad.

En algunos barrios existen pozos de uso comunitario pero el caudal también está muy bajo y empezó a haber preocupación en la sociedad debido al antecedente de veranos anteriores donde el pueblo se quedó sin agua.

En San Javier, la Cooperativa de Agua y Otros Servicios (Coopsan) hizo un llamado urgente a los socios para que hagan uso racional del vital líquido.

“Nuestros pozos subterráneos mermaron su caudal y los pronósticos al respecto no son muy alentadores al acercarse el verano”, señalaron.

Arroyos en baja

Desde la Cooperativa de Electricidad de Montecarlo Limitada (Ceml) informaron que el abastecimiento del servicio de agua es normal, pero preocupa la baja del caudal del arroyo Itacuruzú, de donde se extrae líquido para un sector importante de la población.

“El sistema de Montecarlo está abastecido en gran medida desde la toma de agua del Itacuruzú, que se observa que día a día baja el caudal ya está en niveles mínimos”, explicó el gerente de la Ceml, Esteban Strieder.

El resto de la demanda de Montecarlo como de los sistemas aislados de la zona rural y la localidad de El Alcázar se abastecen desde perforaciones, que por ahora están funcionando normalmente.

“El abastecimiento está en situación normal, aunque se ve con preocupación la falta de lluvias, que afecta especialmente el nivel del arroyo. De todos modos se recomienda el uso racional del agua en forma preventiva ante la eventual continuidad de la ausencia de lluvias”, sostuvo Strieder.

Por otra parte, la obra de la nueva toma de agua desde el Paraná continúa en ejecución y está próxima a finalizarse el tendido de la cañería de impulsión hasta la planta potabilizadora; quedará por instalarse la obra de la toma y el equipamiento de rebombeo.

En Oberá la falta de lluvias se hace sentir en los arroyos Ramón y El Bonito, que abastecen de agua a la ciudad porque la bajante está casi sobre el límite del mínimo para la extracción.

Todavía el sector de agua potable de la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá no tiene mayores inconvenientes, pero están atentos a cómo se presenta el panorama en ambos arroyos.

“Están bajo los dos arroyos, del nivel mínimo para que puedan funcionar están unos centímetros por encima con agua, alguna campaña se tendrá que hacer para que cuiden las reservas domiciliarias”, explicaron a El Territorio.

La red de agua no llega a todos los barrios de la ciudad y en la zona periférica o nuevos asentamientos se hace notar la falta del vital líquido, donde la comuna no da abasto para cubrir esas necesidades y distribuye unos tres millones de litros de agua al mes.

En Iguazú cerró un Caps por falta del líquido

Son más de 20 barrios de Puerto Iguazú los que no están dentro de la red de distribución de agua potable, es por ello que Servicios Públicos de la Municipalidad distribuye el líquido con camiones.

Además los pozos perforados empezaron a presentar problemas, tal es el caso del barrio Altos del Paraná que dejó sin agua a uno de los Caps más importantes que atiende pacientes de al menos nueve barrios.

El centro de salud se encuentra cerrado por falta de agua hace ya dos semanas. Desde la comisión barrial, Saúl Lolasco indicó que realizaron todas las gestiones para la revisión de la bomba.

“Vendrán desde Posadas a ver la bomba, se abrió la llave, pero el problema aparentemente es de mantenimiento, suele funcionar mal debido a que se acumula sal”, sostuvo.

 

(El Territorio)

Comentários no Facebook