Home / Noticias / Procesaron al reo que volvió a matar mientras estaba en libertad
verimg (3)

Procesaron al reo que volvió a matar mientras estaba en libertad

Carlos Manuel Ramírez (36) pasó prácticamente la mitad de su vida tras las rejas por un crimen perpetrado en 2003 y cuando alcanzó un mínimo de libertad la volvió a desechar a los pocos meses, al asesinar de una puñalada al concubino de su ex pareja en Puerto Piray en marzo de este año.

Este nuevo homicidio irrumpió la libertad condicional que gozaba Ramírez al momento del hecho y ahora, esa imposibilidad de volver a salir de la Unidad Penal III de Eldorado fue plasmada en los papeles, dado que el Juzgado de Instrucción Uno de esa localidad resolvió dictarle su procesamiento con prisión preventiva.

La medida fue dictaminada por el magistrado Roberto Saldaña, titular del mencionado juzgado eldoradense, tras anexar un importante cúmulo de elementos a la causa que se instruye por el reciente homicidio de Antonio Cabral (26).

Y para llegar a esta resolución fueron clave las declaraciones vertidas en sede judicial tanto por la ex pareja del reo y testigo directo del crimen, como así también por varios vecinos que auxiliaron a la mujer durante el ataque.

En este contexto, de acuerdo a lo que se pudo averiguar, en la pesquisa efectuada se pudo reconstruir que el crimen fue cometido el 21 de marzo por la mañana en la vivienda 3 del barrio Esperanza de Piray, donde la mujer residía en compañía de sus hijos y de Cabral, su nuevo concubino.

Amenazado
Hasta allí la historia es conocida, pero en sede judicial la dueña de casa aportó detalles más que estremecedores en cuanto al accionar homicida de su ex pareja.
Según declaró la mujer, a principios del 2018 ella comenzó a convivir con Cabral y Ramírez en ese momento estaba trabajando en Entre Ríos, pero al enterarse de su nueva relación regresó a Piray y empezó a frecuentar su vivienda para intimidarla y amedrentar a su nuevo concubino.

A tal punto que cinco días antes del crimen, Ramírez amenazó telefónicamente a Cabral con la excusa de que éste se aleje de sus hijos, en tanto que dos días después se hizo presente en la vivienda de la mujer y tuvo un entredicho con Cabral.

En esa instancia, con el objetivo de culminar el momento de tensión, la mujer le pidió a su concubino que se retirara del lugar hasta que Ramírez se calme, pero éste decidió quedarse a dormir.

Al día siguiente, a la mujer no le quedó otra opción que pedir ayuda a la comisaría local para que su ex pareja se fuera de la casa y los uniformados cumplieron, pero Ramírez no se iba a quedar de brazos cruzados.

Según los relatos incorporados al expediente, ese 21 de marzo Cabral regresó a la casa de su pareja cerca de las 5.30 y comenzó a tomar mate con ella. Fue en ese interín que Ramírez llamó por teléfono y, al enterarse que el hombre nuevamente estaba junto a su ex mujer, no vaciló.

Cerca de las 7.30, el convicto regresó a la vivienda, forzó una puerta del frente y sin mediar palabras asesinó a Cabral de un puntazo en la tetilla izquierda que le afectó el corazón y derivó en un shock hipovolémico con paro cardiorrespiratorio traumático.

Tras cometer el hecho, Ramírez escapó de la casa, cruzó la calle y se internó en un eucaliptal de la zona hasta el mediodía, cuando la Policía logró ubicarlo tras una serie de rastrillajes.

Del amor al odio
Tal como informó este matutino al momento del hecho, Ramírez estaba detenido desde 2003 y su condena iba a darse por cumplida el 11 de marzo de 2020, pero en julio del año pasado obtuvo la libertad condicional.

Justamente, fue durante sus años de encierro dentro de la UP III donde conoció a su ex mujer, con quien inició una relación de la cual nacieron dos niños.

Tras obtener la condicional, Ramírez y su pareja convivieron un tiempo, pero la relación se tornó conflictiva y eso generó la ruptura, quedando la mujer a cargo de los niños.

Con el paso del tiempo rehizo su vida, conoció a Cabral y logró entablar una nueva relación, pero para Ramírez eso no podía darse y decidió volver a matar.

El antecedentes de Ramírez

Al momento del hecho, Ramírez ya tenía sobre sus espaldas el pesado antecedente de un crimen cometido en marzo de 2003, cuando apenas tenía 21 años. Según consta en los archivos de este matutino, el hecho por el cual este sujeto fue condenado a 17 años de prisión fue perpetrado en la localidad de Puerto Esperanza y la víctima se trató de un hombre identificado como Valdir Nischke (43), quien junto a su hermano estaba alquilando una vivienda en el barrio Industrial por razones laborales ya que eran expertos en aislamientos industriales. Hasta ese lugar aparentemente llegó Ramírez acompañado por otros dos sujetos con intenciones de robo.

Sin embargo, el asalto se vio frustrado y Valdir terminó muerto a balazos. La Policía comenzó a investigar y al poco tiempo obtuvieron la pista de un automóvil visto por la zona horas antes del crimen. A partir de ese dato se fueron decantando todos los demás elementos incorporados a la pesquisa para poder arrestar a los involucrados. De esa forma, no pasaron ni siquiera 24 horas hasta los tres sospechosos ya se encontraba tras las rejas, entre ellos, Ramírez, que desde ese momento pasó más de la mitad de su vida preso en la UP III.

(El Territorio)

Comentários no Facebook