Home / Policiales / A Raquel la mataron fuera de la casa y no habrían podido ocultar el cuerpo
El patio donde se habría cometido el crimen.  Foto: Carina Martinez
El patio donde se habría cometido el crimen. Foto: Carina Martinez

A Raquel la mataron fuera de la casa y no habrían podido ocultar el cuerpo

En este sentido, fuentes policiales revelaron que la principal hipótesis trazada al momento indica que la dueña de la casa, Patricia N. (25), sería la autora material del delito. Como ya se desarrolló ayer, al parecer la mujer descubrió una relación entre su pareja, Héctor Julián A. (33) -también detenido-, y la víctima, que trabajaba para éste en la tarefa.
Por otro lado, los reactivos de luminol que se hicieron el sábado por la la noche dieron positivos en la parte posterior externa de la casa -donde funciona una cocina-, por lo que se cree que allí la habrían matado. Después, el cuerpo fue traslado al interior de la vivienda, donde permaneció oculto hasta que la situación no pudo sostenerse más.
Hay que señalar que el hecho salió a la luz a partir de un llamado telefónico en la madrugada del sábado por parte de un abogado a un jefe policial, quien contó de la muerte de la joven y dijo que tanto el patrón Héctor Julián como Feliciano S. (29), también empleado y cuñado de la víctima, estaban dispuestos a entregarse.
Sin embargo, una vez que los investigadores tomaron contacto con el cuerpo y relevaron testimonios en el barrio, la mujer también fue apresada. Es que el médico policial estableció que Dos Santos había muerto al menos 48 horas antes y la dueña de casa estuvo atendiendo el negocio que allí funciona el viernes, por lo que resulta casi imposible pensar que no sabía del cadáver en su humilde casa.
Incluso, la madre de la víctima, que vive a pocos metros, dijo que “ayer inclusive fui y me dijo que no la había visto, y mi hija ya estaba muerta”. Los familiares desarrollaron un perfil muy violento de la acusada y algunos vecinos también refirieron que la vieron muy nerviosa ese viernes.
 
Plan frustrado
En cuanto a la participación de los otros dos involucrados, se cree que pudieron  haber estado encargados de deshacerse de la adolescente, pero como no encontraron la forma de sacarla de la casa, terminaron por buscar asesoramiento con el profesional. El cuerpo de la joven, que tenía golpes en la cabeza y torso y marcas de ataduras en pies y manos, habría sido lavado y estaba envuelto en un colchón y sábanas.
De todas formas, los investigadores aclararon que todo es materia de investigación. Por ahora, los únicos que saben que ocurrió allí dentro son los detenidos y tendrán la posibilidad de dar su versión ante el juez.
De los elementos recolectados hasta el momento sobresalen la incautación de prendas de vestir y un cordón con sangre, un celular, tres chips y plásticos derretidos en una letrina del patio. También se halló restos de fuego donde habría sido quemada el arma homicida (un palo de madera) y también otras prendas de vestir.
En este contexto, un dato estremecedor surgió a partir de un vecino, quien indicó que vio a la joven atada de pies y manos, todavía con vida, en la casa donde ocurrió todo.  El hombre dijo que no hizo la correspondiente denuncia por miedo a represalias por parte de los acusados.

De la explotación a la muerte

La pareja de la principal señalada tiene tres dedos amputados de la mano derecha que le fueron cortados a modo de venganza por el padre de una menor a la que abusó sexualmente hace unos años. Por ese hecho, el hombre cumplió una condena de ocho años de prisión.
Por otro lado, según relataron familiares consultados por este medio, el segundo detenido está en pareja con una de las hermanas de la víctima y era empleado de su supuesto cómplice. Raquel, junto a su cuñado Feliciano y su hermana, se dedicaba a la tarefa, actividad en la que recibía tratos inhumanos por parte de su empleador. “Ese tipo es un vividor, la tenía en el yerbal como a un animal, ella pobrecita tarefeaba como hombre.
Hace un mes la vi por última vez, después no apareció más por el barrio, ella siempre venía a la casa de su madre, a la mía, pero después que terminó la tarefa no la vimos más. Yo no me quise meter, pero me dolió mucho ver la forma en que ese hombre la maltrataba”, dijo uno de los tíos.
(El Territorio)

Comentários no Facebook