Home / Policiales / Un pueblo de luto por la muerte de dos hermanos estudiantes en ruta 14
Docentes del CEP 37 alertaron sobre la cantidad de alumnos que llegan en motocicleta a la escuela. - Foto: Carina Martínez
Docentes del CEP 37 alertaron sobre la cantidad de alumnos que llegan en motocicleta a la escuela. - Foto: Carina Martínez

Un pueblo de luto por la muerte de dos hermanos estudiantes en ruta 14

El amanecer de ayer martes transcurría normalmente para toda la comunidad educativa del CEP 37 de Tobuna, a 33 kilómetros de San Pedro, pero de un momento a otro el día se tiñó de negro como consecuencia de una tragedia vial que se cobró la vida de dos hermanos que asistían al mencionado establecimiento.

Las víctimas son Moisés Ricardo Javier (17) y Nicolás Jonatan Javier (15), quienes ayer salieron de su vivienda en Colonia Alegría cerca de las 7, como lo hacían todos los días para asistir al colegio.

Lo hicieron, como siempre, a bordo de una Motomel Skua 150, pero cerca de las 8 y antes de tomar una curva de la ruta nacional 14, fueron embestidos por una camioneta Toyota Hilux que era conducida por Elio S.
Producto del fuerte impacto, ambos adolescentes fallecieron en el acto, colmando de dolor y tristeza a todo el pueblo.
El dolor irreparable lo viven en carne propia sus padres, Ramón e Isabel, -ambos agricultores- y otros cinco hermanos de una familia que hace escasos días debieron hacerle frente a otro siniestro vial del cual resultó con graves lesiones otro pariente que todavía lucha por recuperarse.
El accidente que se llevó la vida de ambos jóvenes se produjo justo en un tramo en el cual varios estudiantes y docentes transitan diariamente para asistir a la escuela, por lo que en el lugar del hecho estuvieron presentes varios conocidos de las víctimas.
 
Consternación y duelo
Ricardo iba a cuarto año, mientras que Nicolás estaba en tercero y, al poco tiempo de conocerse la tragedia, las autoridades de la institución educativa decidieron suspender las clases a media mañana.
“Estuvimos a los minutos en el lugar, llamamos a la ambulancia y a la Policía. Solicitamos suspender también las clases mañana -por hoy- por luto, no podemos dar clases ante esta situación. Es algo tremendo, por lo que trataremos de acompañar en lo que se pueda a la familia. Imagínese lo que es para una madre perder a dos hijos. Es un momento muy difícil que estamos atravesando”, señaló ayer Juan Carlos Sotter, director del CEP 37, en diálogo con El Territorio.
En el transcurso de la tarde, en tanto, se confirmó que en la escuela decretaron tres días de duelo.
Por su parte, ayer los compañeros de las víctimas no lograban salir del asombro ante el terrible hecho y no pudieron evitar emocionarse al recordarlos.
“No podemos creer lo que pasó. Eran muy buenos compañeros, se llevaban bien con todos. Estamos muy tristes, acá todos los vecinos ya están junto a la familia porque hace mucho tiempo viven acá, son uno de los primeros moradores de Alegría, muy buena gente”, expresó ayer Adela Da Rosa, compañera y vecina de la familia de Javier.
 
Alarma en la ruta
El triste final de ambos además  de causar mucha tristeza en la comunidad, también encendió la alarma por la cantidad de estudiantes que deben asistir a clases en moto o caminando, luego de que la empresa de transporte que debería ofrecer el boleto estudiantil gratuito suspendiera momentáneamente el servicio.
Los consultados por este medio apuntaron que, cuando el servicio funciona, muchas veces el colectivo no se detiene y deja a muchos estudiantes a la intemperie, bajo la lluvia o sufriendo el frío.
Y en ese punto recalcaron que muchos de esos alumnos llegan a hacer hasta 15 kilómetros para llegar al establecimiento.
“Es una preocupación muy grande. Sabemos que es el medio más económico para que puedan llegar a la escuela”, señaló Rosemarie Quintana, profesora de Portugués, en relación al uso de motocicletas, y añadió: “La falta del cumplimiento del servicio de transporte con el boleto gratuito es muy lamentable. Se luchó tanto para que puedan contar con este beneficio, sin embargo el colectivo no pasa o no les lleva o suspenden la prestación, eso indigna. Es un golpe muy duro para nosotros, nunca faltaban, eran muy buenos alumnos”.
Otro de los disparadores que conllevan a este tipo de hechos hace referencia a la falta de señalización en la inconclusa arteria nacional. La ruta, además de contar con tres kilómetros terrados, carece de indicaciones sobre curvas, entradas y salidas de vehículos, por lo que los automovilistas transitan a alta velocidad.
Ayer, la Policía trabajó durante largas horas en el lugar del siniestro realizando todas las pericias para determinar cuáles fueron las causas del accidente. Hasta la tarde, el conductor de la Hilux continuaba demorado.

Opinión
Responsabilidad compartida

Un accidente o incidente, porque si se tienen en cuenta un par de factores, podría haberse evitado. En San Pedro, tanto en la zona urbana como en la zona rural, los alumnos -en su gran mayoría menores de edad- utilizan motocicleta para trasladarse de sus casas a las escuelas. Quizás al ser un vehículo económico y, en muchos casos, el único medio para llegar a clases, la falta de conciencia y el hecho de que menores estén al mando de estos vehículos, es pasado por alto. Sin embargo, la irresponsabilidad de las empresas y la falta de control son un factor que los torna mucho más vulnerables.Que una arteria nacional, que hace un tiempo se dejó inaugurada, no cuente con las correspondientes señalizaciones, esté inconclusa o que una empresa firme un convenio para ofrecer el boleto estudiantil gratuito y lo suspenda sin dar explicaciones o no se detenga para transportar a los estudiantes, hace que la responsabilidad sea de muchos y no solamente del que conducía la camioneta que causó el violento y trágico impacto causando la muerte de los hermanos Javier.

(El Territorio – Por Carina Martínez)

Comentários no Facebook