Home / Economia / El NEA, entre las regiones con brecha más alta para cubrir la canasta básica
canasta-básica-6h5u1n35b710

El NEA, entre las regiones con brecha más alta para cubrir la canasta básica

Un tercio de las familias está bajo la línea de pobreza en el Nordeste argentino. Un hogar pobre tiene un déficit de más de 8.000 pesos reponer sus demandas alimenticias.

 

El Nordeste es la segunda región con la brecha porcentual más alta del país entre los ingresos de los hogares bajo la línea de pobreza y lo que necesitan para cubrir la canasta básica. Este déficit fue de 8.273 pesos durante el segundo semestre de 2019, según datos del Indec.

La cifra creció exponencialmente en relación con los seis meses anteriores y con los datos de 2017. De acuerdo con el informe del organismo nacional, el 30,6 por ciento de los hogares del NEA era pobre en el período mencionado, que es el último que cuantificó el instituto. A fines de septiembre se conocerán los datos actualizados a junio de 2019.

El trabajo también expone que un hogar bajo la línea de pobreza está integrado por 4,3, puntos, en promedio, es decir, cuatro personas por familia en la región. En adultos, en tanto, equivale a tres miembros por familia.

El informe al cual accedió El Litoral de Corrientes también da cuenta de que en el Nordeste la canasta básica, durante el segundo semestre de 2018 se valuó en 21.696 pesos. Sin embargo, el ingreso familiar de un hogar en situación de vulnerabilidad socioeconómica es de 13.423 pesos. La brecha monetaria es de -8.273 pesos. Mientras que la porcentual, de -38,1 por ciento.

La región con las cifras más altas es Gran Buenos Aires, en términos de diferencias entre el ingreso monetario y de cobertura de la canasta básica. En dicha zona, la incidencia de la pobreza es de 23,2 por ciento. La canasta básica promedio es de 24.568 pesos y los ingresos promedio de un hogar pobre es de 14.496 pesos.

La diferencia monetaria es de -10.072 pesos. Esto significa que una familia en situación de pobreza necesita dicho dinero para satisfacer sus demandas básicas. La brecha, en términos porcentuales, en tanto, es de -41 por ciento, la más alta de Argentina.

Los números dan cuenta de la magnitud de la insuficiencia de ingresos en los hogares indigentes y pobres en los 31 aglomerados urbanos del país. Sólo el Gran Buenos Aires supera el promedio nacional, cuya brecha es de -38,9 por ciento. Esto, impulsado principalmente por la mencionada región.

De esta manera, en el segundo semestre de 2018, el ingreso promedio de una familia tipo del país era de 14.872 pesos, mientras que la canasta básica promedio del total nacional es de 24.357 pesos. La diferencia monetaria es de -9.485 pesos.

Por otra parte, en la región Pampeana la brecha es de -37,5 por ciento; en Cuyo, de -36,6 por ciento. En el Noroeste, de -37,5 por ciento; y en la Patagonia, de -35,5 por ciento.

 

Incremento

Prácticamente en todas las regiones, inclusive en el Nordeste, la brecha entre lo que gana un hogar pobre y lo que necesita para cubrir sus necesidades básicas creció exponencialmente de un semestre a otro. Este aumento fue de 5,5 por ciento, lo cual es significativo en estadística. Esto puede estar relacionado con los periodos de devaluación del peso, que impactaron en precios y, por ende, en el encarecimiento del costo de vida.

En el primer semestre del año pasado, la brecha fue de -32,6 por ciento en los hogares bajo la línea de pobreza del NEA. Entonces, la canasta básica se valorizaba en 16.490 pesos, cuando el ingreso promedio era de 11.110 pesos. El déficit monetario es de -5.380 pesos.

Otro detalle a tener en cuenta es que, de un período a otro, la canasta básica se encareció 5.206 pesos. Entonces la incidencia del flagelo en los hogares también aumentó significativamente, ya que fue del 23,2 por ciento en el primer semestre del año pasado, lo cual equivale a un incremento de 7,4 por ciento.

 

Indigencia

En el segundo semestre de 2018, el 6,5 por ciento de los hogares del NEA era indigente, de acuerdo con el último informe del Indec. Entonces la canasta básica alimentaria era de 9.896 pesos, mientras que el ingreso promedio de un hogar bajo la línea de indigencia era de 6.576 pesos. El déficit es de -3.320 pesos. En tanto, la brecha es de -33,5 por ciento.

Comentários no Facebook