Home / Provinciales / Cayeron más de 100 milímetros de lluvia y hubo 260 familias afectadas
9168358459571628_1

Cayeron más de 100 milímetros de lluvia y hubo 260 familias afectadas

Una fuerte tormenta eléctrica con intensas lluvias se precipitó ayer en horas de la tarde sobre la capital provincial, momentos en que el termómetro llegaba a los 29 grados. Si bien hubo precipitaciones en distintos puntos de Misiones, las mayores consecuencias se dieron en la Sur de la provincia, donde se vieron afectadas 260 familias.
Pasadas las 14 de ayer, el cielo se oscureció por completo y una fuerte lluvia con granizo se abatió con intensidad sobre la ciudad, provocando inconvenientes en varios barrios posadeños. En apenas dos horas cayeron 105,8 milímetros, precisaron desde la Oficina de Prevención de Riesgos ante Fenómenos Naturales (Opad).
Con esa feroz lluvia, rápidamente hubo desbordes en el arroyo La Chancha -cuyo curso atraviesa varios puntos de la ciudad-, en el cual se llevan adelante obras de canalización. También se vieron afectadas las poblaciones linderas a los arroyos Itá, Vicario y Antonica. Los alumnos del Itec 1, del barrio A 4, debieron dejar las aulas y con escurridor en mano evitar que el agua siga entrando al edificio.
A su vez, la Escuela 122 y el Neni 2045 del barrio San Marcos quedaron inundados. “Las partes más afectadas fueron primer y segundo grado y el nivel inicial”, se explicó.
En la Escuela de Comercio 18 se derrumbó parte del cielorraso y la mampostería y por ello hoy no habrá clases. “Colapsó el sistema de drenaje”, dijeron desde Educación, y explicaron que “en las próximas horas se realizarán los relevamientos para conocer los daños en infraestructura y sistema eléctrico”.
En la zona de la rotonda de avenidas Quaranta y Uruguay, los automóviles estacionados se cubrieron de agua y barro hasta la mitad. Frente al hipermercado, un colectivo urbano quedó incrustado en un pozo en momentos donde la visibilidad era casi nula.
En el Caps 4 del barrio Rocamora, los pacientes que aguardaban a ser atendidos junto a médicos y enfermeros quedaron a merced de las inclemencias del tiempo y el centro de salud parcialmente afectado por el ingreso de agua en las salas de espera y atención.
También vecinos que viven en la chacra 122, en inmediaciones del arroyo Antonica, en la zona limitada por las avenidas López y Planes, Lucas Braulio Areco, Blas Parera y Monseñor De Andrea, vieron cómo sus autos y motos flotaban producto de la crecida del agua y las bocas de tormenta tapadas.
Incluso hubo inundaciones tanto en las calles céntricas como en asentamientos de la periferia.
Zona crítica
Nelson Arsamendia, del área de Asistencia Social de la Municipalidad, sostuvo: “Fue una tormenta muy fuerte. Si bien no hubo mucho viento, sí cayó mucha agua en pocos minutos. Y como Posadas es una ciudad que está llena de arroyos, desbordaron casi todos”.
Sobre la asistencia, señaló “estuvimos en Sol de Misiones, barrio Belén, Gauchito Gil y Luis Piedrabuena, donde se trabaja con máquinas. Aunque la zona más crítica fue en Jauretche y Bustamante”.
“Justo estamos por comenzar con las obras de entubamiento del arroyo La Chancha que pasa por allí. Como en las zonas previas del curso de agua ya se trabajó y está todo más ancho, al llegar el agua ahí hizo un efecto embudo y desbordó. Se estaba armando el encofrado de la canalización y cuando llegó el agua, arrastró toda la obra y esas maderas taparon el puente de Jauretche, lo que hizo que en pocos minutos desborde el arroyo”, detalló.
Aclaró que “todavía falta relevar cuánta gente va a necesitar chapas y colchones, que fue lo que más se mojó”.
De su lado, el director de Defensa Civil, Hugo Arriola, dijo a El Territorio que “hay 200 afectados, pero la cifra se va ampliando cada vez más (N. de R.: más tarde se confirmó que fueron 250). Hay mucha gente que perdió sus colchones y frazadas, quedó sin nada y estamos trabajando para asistirlos”.
Barrio Las Tacuaritas, San Onofre (70 familias) y las chacras 224, 245, 246 y 249 (50 casas afectadas), Prosol (20 familias), el Club de Educación (se cayó el muro perimetral y se inundaron cinco viviendas), Itaembé Guazú, chacra 245, Yacyretá, Giovinazzo, 100 Viviendas y la zona de Cocomarola fueron otros sectores donde se debieron activar los servicios de emergencia.
Carlos Machado, de la chacra 244, contó a El Territorio: “Acá el agua llegó en minutos, no nos dio tiempo a nada. En mi casa,el agua llegó a un metro, llevó mi heladera, ni los colchones pude salvar”.
En ese sentido, desde la Policía afirmaron que “hubo menores que estuvieron con riesgo de muerte, pero llegamos a tiempo para asistirlos. La gente tenía el agua hasta arriba de las rodillas”.
Enrique Parra, subsecretario de Protección Civil, explicó que a los vecinos “se les ofreció pasar la noche en la iglesia Santa Rita porque hay nuevos pronósticos de lluvia y no queremos que los agarre acá. Muchos se resisten porque tienen miedo de que les roben lo poco que tienen, pero vamos a seguir dialogando para que salgan los niños y las mujeres”.
Desde la parroquia (Chacabuco casi Monseñor De Andrea) recolectarán donaciones para los afectados. También en Bustamante 6675 se juntan donaciones para diez familias del barrio Manantiales.
En tanto, según precisaron desde la Dirección General de Alerta Temprana de la Provincia, “el lago Yacyretá nuevamente activó las tormentas fuertes. En menos de una hora se desarrollaron las tormentas severas sobre el lago y avanzaron hacia de Posadas y Garupá”.
Además hubo ráfagas y cortes de luz en distintos puntos de la capital misionera. Precisaron desde Opad que en la primera hora del fenómeno cayeron 64,4 milímetros de lluvia y hubo ráfagas que alcanzaron los 50 kilómetros por hora. Hasta el viernes se esperan más lluvias y tormentas en la provincia.
Por su parte, el intendente de Garupá, Luis Ripoll, explicó que “llovió mucho, pero no tanto como en Posadas. Tenemos casos puntuales y hasta ahora tenemos 10 familias afectadas, pero seguimos en alerta porque vendrían nuevas lluvias”.

En la Escuela 269 del barrio Fátima, los Bomberos trabajaban para liberar el agua acumulada en tres aulas.

Siete días
Este es el segundo fenómeno que se desata en la ciudad en apenas siete días. El pasado miércoles 3, en horas de la madrugada, un fuerte temporal de lluvia y granizo azotó a la zona Sur, provocando daños materiales en los barrios más vulnerables. Esa vez, las piedras de hielo tenían el tamaño de un huevo de gallina y en no más de cinco minutos dañaron todo a su paso.
La fuerte granizada ocasionó agujeros en los techos -sobre todo los de cartón- por donde ingresó agua a los hogares y se registraron pequeñas inundaciones, aunque  no hubo víctimas.
En total, dijeron en esa oportunidad desde Defensa Civil, fueron 145 las familias afectadas.

De esta manera, en lo que va de octubre se acumulan 145, 8 milímetros de lluvia, cuando se estima que lo normal para octubre es entre 160 y 200.

Circuito comercial bajo agua

El temporal que afectó al Sur misionero también se sintió de manera intensa en la ciudad de Encarnación, Paraguay. De manera repentina, hubo varias zonas inundadas en la Perla del Sur, principalmente en calles del circuito comercial, lo que tomó por sorpresa a comerciantes y circunstanciales compradores. Incluso, pobladores del barrio Sagrada Familia registraron videos del momento en que automovilistas quedaron varados por varios minutos a causa de fuertes raudales de agua. Además el Centro Regional de Educación General Patricio Escobar quedó bajo agua en el sector de Educación Escolar Básica. Esta situación generó preocupación por parte de los docentes y alumnos. Afortunadamente los hechos no pasaron a mayores.

Para tener en cuenta

Colecta solidaria. Para los afectados por la lluvia piden acercar donaciones de colchones, ropa, calzado, pañales y alimentos no perecederos a avenida Urquiza 2728 casi Lavalle de Posadas o bien a la capilla Santa Rita del barrio homónimo.

 

(El Territorio – Por Esteban Bueseck y  Pablo Lizarraga)

Comentários no Facebook