Home / Policiales / Irigoyen dijo adiós entre lágrimas a “Don Wilmar”
308f2a23a0768f779269758b7cbc2eeb

Irigoyen dijo adiós entre lágrimas a “Don Wilmar”

El pionero y padre del actual jefe comunal falleció durante la madrugada de ayer. Unas 300 personas asistieron a la despedida.

La peor de las noticias se conoció durante la madrugada de ayer. Y el dolor se materializó horas después. Poco más de 300 personas se concentraron en la tarde para despedir a Wilmar Fernández (87), pionero y exintendente de Bernardo de Irigoyen, quien falleció a causa de la golpiza que recibió el último miércoles en un presunto intento de robo fallido.

Padre del actual jefe comunal de la localidad fronteriza, “Don Wilmar” soportó hasta el sábado de madrugada, cuando los médicos del Hospital SAMIC de Eldorado, donde se encontraba internado, confirmaron el deceso de la víctima, ya que los pronósticos no eran alentadores.
 
Fernández había sufrido traumatismo encefalocraneano y se encontraba en coma inducido, internado en la terapia intensiva del centro asistencial. “Está complicado, no reacciona”, alcanzó a decir Guillermo, su hijo, el actual intendente de Irigoyen, en un breve diálogo con la prensa.
 
La noticia conmovió a Irigoyen. “Hoy nos toca de muy cerca, despedir a un vecino tan querido y conocido por todo el pueblo, generoso, caritativo, bien consejero”, escribió una vecina en el muro de Facebook del alcalde, donde llovieron los mensajes de apoyo. “Su padre fue una gran persona”, escribió otro usuario de la red social. “Que se haga justicia por lo que le hicieron”, replicó un tercero.
 
La despedida fue en el Salón Velatorio de la Municipalidad, desde donde alrededor de las 17.30 de ayer el féretro partió hacia el Cementerio local, allí donde ahora descansan los restos de Wilmar.
 
Entre el llanto y el dolor, la localidad fronteriza volvió a pedir por justicia para Fernández. Al respecto, ayer por la tarde una comisión de la Dirección de Homicidios se sumó al trabajo de los investigadores de la Unidad Regional XII de Bernardo de Irigoyen en busca de datos que permitan dar con los autores del hecho. Hasta el cierre de esta edición no trascendieron mayores novedades. 
 
Al decir de las fuentes, la pesquisa cuenta con varios obstáculos. Primeramente con la ausencia de cámaras de seguridad en la zona y de testigos presenciales que pudieran aportar datos sobre el ataque. Y segundo, la frontera seca con Brasil, distante a apenas 200 metros del lugar del hecho, por donde pudo haber escapado el o los autores.
 
El episodio tuvo lugar minutos antes de las 17 en el comercio que Wilmar Fernández administraba desde hace años, sobre avenida Guacurarí al 200 de Irigoyen. Fueron vecinos de la zona quienes lo encontraron en el piso, sobre un charco de sangre y, a un costado, una barreta de hierro o “pata de cabra”. Si bien no se descarta ninguna teoría, la principal hipótesis apunta a que se trató de un robo que resultó fallido.
(P.E.)

Comentários no Facebook